A LA SOMBRA DEL CEIBAL   20 de Febrero de 2010

En alguno de mis viaje (porque no sé si le hei contau que yo sabía ser arriero ‘e mulas) he conocido el Uruguay, el páis de los tres grandes Varela. Uno es el Obdulio, aquel centrojás que ha arruinao la alegría brasilera n’el Mundial del 50. El otro es la creación de Wimpi, el Viejo Varela, un paisano que mentía no pa’ sacar ventaja sino pa’ divertir a la paisanada. Y el tercero es José Pedro Varela, quien a pesar de haber vivido apenita 34 año, ha dejau una hueya tan profunda que por eya transitan todavía los maestros orientale. En pocos días más van a empezar las clase, y me gusta imaginar a Don José Pedro resucitao aunque sea un ratito pa’ ver ese enjambre de botijas rumbo a la escuela. A su escuela. Todos con su guardapolvo blanco, con su moña negra y con esa valijita verde. “Momento” -diría Varela- “¿qué son esas valijita que ante no había?“. Entonce yo le diría: sientesé, maistro, tomesé algo y le esplico…

valijitas

La valijita verde es la computadora XO (), que dende el año pasao el gobierno uruguayo le ha distribuido a cada aluno de primaria que va a la escuela estatal como parte del Plan CEIBAL. Que a su vez es la adatación oriental del plan OLPC. Es una maquinita diseñada a prueba de terremoto: la cubierta plástica tiene 2 mm de espesor, por ejemplo. El teclao es estanco, no tiene espacio entre tecla y tecla y le pueden derramar mate cocido caliente encima que no le dentra. La pantaya es de cristal liquido y según la necesidá del momento atúa como una pantaya pasiva (como los display de las calculadora) o una pantaya color ativa (como cualquier laptop). Como lo primero que se rompe en una portátil es el disco rígido, no tiene disco rígido sino una memoria flash, sólida y sin piezas móvile. Tiene 4 entradas USB, micrófono, camarita y todas las posibilidade de conesión entre computadora que se pueda imaginar. Tan orientada está a la conetividá está la maquinita que apena la sacan de la caja se enciende la red inalámbrica y busca de conetarse con otras XO que pudiera haber cerquita. No sólo eso: si una de las tiene aceso a interné, puede atuar como si juera un router inalámbrico pa’ permitirle a otras conetarse también.

La pantaya almite tres posiciones básica:

– normal, como cualquier laptop

– girada, ideal pa’ mostrarle a los otros lo que uno está haciendo (gira 360º).

– invertida (cerrada al revés), ideal pa’ leer testos como si juera un libro.

Los dato se pueden ingresar por el teclao, como siempre, o por el touch pad que como verá, es mucho más grande que en la laptop comune. Incluso tiene una parte del touch pad q’es sensible a un lapicito con punta e’ goma (como el stylus de las Palm), muy útil pa’ dibujar.

Las maquinita las reparte el Correo (q’en Uruguay nunca se ha privatizao), y cada una d’eyas tiene un código único de identificación. Cuando tienen problema ténicos que no se pueden resolver en la escuela, el estudeante o el docente las yevan al centro de soporte más cercano, o las mandan grati por el correo si están medio lejo.

La ya es innovadora en cuanto a jarguaré, pero eso no es todo. El sofguaré se parece tanto al de su máquina de usté o la mía, como se parece un aula a un juzgado penal. A nadie en su sano juicio se le ocurre remedar las oficinas de un juzgado pa’ enseñale a leer y escribir a la gurisada. El changuito o chinita tiene primero que aprender concetos muy amplios pa’ endespués de grande aplicarlos en un área en particular.  La enseñanza en la escuela primaria debe tener otros tiempos, otros fines, y por lo tanto, otras herramientas de sofguaré que una oficina pública o una fábrica de auto. Por eso, al arrancar una no ande buscando ventanas, por ejemplo. No, el sistema operativo de la maquinita (que es una distribución de GNU/Linux yamada FEDORA, con una interfase gráfica conocida como SUGAR) muestra de a una pantaya por vez.


Primera sorpresa: no hay testo. Y claro, no olvide que muchos gurise que van a usar esta herramienta entuavía no saben leer. Cada uno de los ícono que se ven alderredor del simbolo se denominan atividade, y son programas nativo (o sea, han sido diseñaus dende su origen pa’ correr dentro) de SUGAR. Alguno son fácile de sacar: la hojita con el lápiz es el aceso al procesador de testo, el globito de historieta es el chat, el pentagramita es el reprodutor de música, ecétera. Otros no tanto. La viborita, por ejemplo. Representa el aceso a Python, que es el lenguaje que se usa pa’programar en la .

Las están diseñada pa’ conetarse sin cables en red. La red más senciya  es la mesh net o red en malla, que viene a ser una P2P local. Cada busca las que estén en las cercanía (según los ostáculos, pueden conetarse hasta 50 metro de distancia). A su vez en cada escuela hay un acces point inhalámbrico que permite el ingreso a la interné. Claro, no todo los chango viven cerca de la escuela, pero gracias a la red en malla cada atúa como repetidora del access point de la escuela. Ademá hay muchos usuario con Wifi en la casa que dejan el aceso abierto pa’ los gurise de la vecindá, colaborando ansí indiretamente con el proyeto. De hecho, esiste un montón de gente que sin ser docente, a vece sin siquiera tener hijos en la escuela, colabora virtualmente o en persona con el Plan Ceibal grati, totalmente hábeas corpus.

No quiero aburrirla contándole qué se puede hacer con cada atividá, pero déjeme que le mencione Turtle Art. Consiste en una interfase gráfica en la que una tortuguita, obedeciendo las órdene del usuario, va dibujando líneas en la pantaya (si usté acaba de reconocer a la tortuga del LOGO en esta descrición, ¡piedra libre! ¡se ha deschavao la edad!). Se usa fundamentalmente pa’ la enseñanza de la geometría, y en la versión casteyana de SUGAR lo traducen como Tortugarte.

Y ansí como los changuitos de distintas época y distintos lugare redescubren o reinventan ciertos juegos, juguetes y costumbres (la mancha, el barrilete y los cuentos de Jamito son ejemplos claros), con la tortuga Ugarte ocurre algo que se repite una y otra vez, según cuentan los docente: los alunos empiezan a probar la tortuga dibujando rayita, cuadrados, triángulos, hasta que uno de eyos descubre que le puede ordenar a la tortuga que dibuje letras (que al fin y al cabo están hechas de rayita). Y adivine qué es lo primero qué escriben…

Sí, ha adivinao: escriben su propio nombre. Endespué los compañerito entienden el método dándole una ojeada a las intrucione, y lo adatan a sus letra. La primera tentación de uno es ver en ese changuito o chinita precursor a un futuro programador, que en su primer contato con la herramienta ya tiene nociones intuitivas de programación. Sí, es verdá, pero eso es lo menos importante. Detengasé en esta anédota y medite en lo realmente importante que pasa por esas cabecita:

– el educando (que así le dicen a los gurise en los discursos escolare) se apropia de una herramienta que, originalmente, estaba diseñada pa’ otro fin. Redescubre que no hay una única manera de hacer las cosa.

– el primero que hace el descubrimiento lo comparte de inmediato con los otro. Los changuito leen las instrucione originale y en seguida las adatan pa’ escrebir su nombre. Entre todos redescubren que lo mejor que se puede hacer con el conocimiento es compartirlo.

Y ése es el carozo del plan Plan Ceibal. No se trata de enseñar computación sino de enseñar a aprender y aprender a enseñar. Entre todos. Estado, docentes, padres, y hasta ciudadanos sin intereses diretos en el asunto se alían pa’ yevar adelante el plan. Bien dicen los Masai del África que “alcanza con un hombre y una mujer pa’ hacer un chico. Pero se necita toda una tribu pa’ educarlo“.

¿Críticas al plan? Puff. A montone. Descartemo las críticas interesada, como la de los vendedore de sofguaré privativo. Imaginesé que si se implementara un plan Ceibal en la Argentina, se pierden de vender doce miyone de licencia de uso (una por máquina/alumno) sólo por el sistema operativo; ni hablar de las aplicacione. Lindo negocio, ¿no?. Pero también esiste gente maomeno bien intencionada que, a cualquier cosa que no tenga Güindow y Ófis, dice que eso es “computación pa’ los pobre“. A esa gente le decimo una vez más: no se trata de enseñar computación. Menos que meno se trata de generar futuros clientes cautivos pa’ Máicrosof. Se trata de un plan integral pa’ enseñar a aprender y aprender a enseñar. La gente que quiere seguir usando sofguaré privativo es libre de hacerlo. Pero…

Lamentablemente entre esa gente bien intencionada, que no tiene intereses comerciale con Bil Guéit o con Estív Yobs, hay muchos, pero muchos docentes. Máistros que tienen la cabeza quemada por el efeto alpargata y dicen “Explorer”, queriendo decir navegador. Dicen “Excel”, cuando en realidá hablan de planiya de cálculo. Dicen “un Power Point”, y se están refiriendo a una presentación o slide show. No se dan cuenta, pobres, que le están tranmitiendo a sus alunos un mensaje venenoso: que hay una sola manera correta de hacer las cosa, y esa manera tiene el seyo de una empresa. Que, disculpe la comparancia, es como enseñarles que la única bebida decente que esiste es la cocacola. Abrirles la cabeza a esos docente es quizá la parte más trabajosa de un plan como el Ceibal.

Güeno, esto ya ha salido más largo de lo que había planificao. Vamo a terminarlo aquí. Si usté quiere saber mas del proyeto Ceibal, arremanguesé y meta las patas de yeno en el barro. Empiece por bajarse el LiveCD de la interfase SUGAR y pruébela en su computadora de usté. Una vez completada la descarga, lo quema en un CD y reinicia la máquina. Va arrancar en esa pantaya que los gurise uruguayo ven cada día en sus , sin modificarle un bit del disco rígido.

Etiquetas: , , , ,
Esta entrada se publicó , el Sábado, 20 de Febrero de 2010 a las 14:44 horas y está guardada bajo Hardware, Sociedad. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante la fuente RSS 2.0.Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Un comentario

20 de Febrero de 2010 a las 16:49
luz dice:

Impecable como siempre don dionisio…. cuanto hay para imitar de nuestros hermanos uruguayos …

Deja un comentario